Fue en broma que dije ”juego con Licey”

Santiago-Con una amplia sonrisa en su cara, el lanzador Nelson Figueroa destacó que fue una broma o chiste cuando expresó delante de algunos compañeros, en el hotel donde estaba hospedada la delegación mexicana, su intención de jugar con los Tigres del Licey, equipo que no pudo descifrar sus lanzamientos en ninguno de los partidos donde se enfrentaron.
El lanzador de origen boricua, de estilo único en el beisbol del Caribe, se define como un aguilucho 100%, y brindó sus declaraciones en respuesta a las palabras de Fernando Ravelo, gerente de los tigres, sobre un supuesto coqueto de contrato antes de pactar con el equipo cibaeño. Las palabras de Ravelo se originaron en el programa Impacto Deportivo, producido por el periodista Franklin Mirabal.
“Estaba en el hotel en la pasada serie del Caribe y en modo de broma o chiste dije delante de varios compañeros: El año que viene vengo con la camisa azul, sin importar el dinero, pero en ningún momento ellos hablaron conmigo sobre contrato y yo me defino como un aguilucho y eternamente espero llevar estos colores”, especificó Figueroa.
Después de esa temporada mágica o de ensueño, donde las Águilas ganaron su corona número 20 con el brazo de goma de este lanzador, el cual quedó marcado para el resto de su vida, Figueroa expresó: “No hay un sitio que visite en Nueva York o en dominicana donde no reciba las gracias de los fanáticos aguiluchos por mi valioso aporte a favor de la causa mamey en la obtención de la corona”.
También pronunció que en la pasada Serie del Caribe en Santiago, dio un extra frente al Licey, al lanzarle 10 entradas para que su equipo de México los derrotara y mantuviera con vida a Las Águilas Cibaeñas. “Los lanzadores tenemos que trabajar duro para sacar de situaciones al equipo cuando la ofensiva no funciona, pero aquí era una necesidad sacar de outs y ganar el encuentro”, destacó Figueroa.
Para él ese partido fue uno más, ya que en una oportunidad en la liga mexicana, con los Dorados de Chihuahua, también lanzó la misma cantidad de innings frente a los Sultanes de Monterrey, permitiendo solo 3 carreras, ponchando seis con 151 picheos y 101 strikes. Aquí, en la liga de beisbol dominicana, él tiene una fuerte misión: Seguir ganado partidos a los contrarios, pero en especial a los Tigres del Licey.

Te gusto este artículo? Suscríbete al Feed de Demo vía RSS y recibe diariamente las actualizaciones.