Manny Ramírez es como tener una especie de bomba de tiempo


ESPNdeportes.com

"Qué cuán bien nos irá con él. Yo creo que mucho mejor y espero no estar equivocado", se entusiasmó Ozzie Guillén, el manager de los Medias Blancas.

Todo eso es magnífico. Sin embargo, a modo de advertencia, todo equipo en las Grandes Ligas debe considerar que Manny Ramírez es como tener una especie de bomba de tiempo.

Ramírez será agente libre al final de la temporada y no es secreto que el pase a Chicago le ofrece la oportunidad de aumentar su cotización.

Pero los equipos interesados no pueden obviar que las despedidas de dominicano han sido traumáticas con sus dos últimos clubes Boston y ahora Los Ángeles recibiendo críticas por un comportamiento poco profesional.

Su último turno al bate con los Dodgers, por ejemplo, rayó en lo absurdo. Con las bases llenas ante Colorado, rival directo de división y por el wild card, Ramírez fue expulsado al reaccionar airadamente por un strike en el primer pitcheo.

Lo ocurrido cayó mal en la afición de Los Ángeles, con la gente llamando a los programas de radio reprochándole que se hiciera expulsar en forma deliberada.

Igual ocurrió hace dos años en Boston, cuando tensó la cuerda al máximo debido a que los Medias Rojas no le garantizaban una extensión de contrato. Llamado a batear como emergente contra los Yanquis de Nueva York, vio pasar tres strikes de Mariano Rivera sin inmutarse a mover el bate.

Te gusto este artículo? Suscríbete al Feed de Demo vía RSS y recibe diariamente las actualizaciones.