Mario Ferri de repente se levantó y corrió hacia el terreno de juego


El italiano que saltó al terreno de juego este miércoles durante la semifinal Alemania-España en Durban podrá elegir entre pagar una multa de 3.000 rands (unos 300 euros) o pasar tres meses en la cárcel, informó la Policía sudafricana.

El Tribunal de la Copa del Mundo apreció que Mario Ferri, de 23 años, cometió un delito de invasión de campo, no de entrada ilegal, puesto que iba provisto de su correspondiente entrada. Ferri, según relata la Policía, accedió al estadio Moses Mabhida de Durban en una silla de ruedas y "de repente se levantó y corrió hacia el terreno de juego", explicó la Policía.

Exactamente en el minuto 3:39 de partido, recién escuchados los himnos nacionales y con Alemania sacando de centro, un espontáneo saltó al centro del campo y fue rápidamente neutralizado por tres miembros de la seguridad del estadio Moses Mabhida de Durban.

Rápidamente, le retiraron del terreno de juego y el partido continuó sin más sobresaltos, en la que fue la primera anécdota de la semifinal. El aficionado era de nacionalidad italiana, de nombre Mario Ferri según la agencia ANSA, portaba una vuvuzela y en su camiseta lucía un eslogan contra la ausencia de Cassano en el equipo que en Sudáfrica defendía el título y que fue eliminado en la primera fase.

Este mismo seguidor hizo lo mismo el pasado noviembre durante el partido amistoso que disputaban Italia y Holanda en Pescara.

Te gusto este artículo? Suscríbete al Feed de Demo vía RSS y recibe diariamente las actualizaciones.