Michael Jordán y Magic Johnson lo que pretendían era vencerse unos a otros


ESPNdeportes.com

El concepto de la gloria, entonces, muta en algo paradójico. Confunde y es confuso a la vez, se torna en algo económico y evita lo emocional. LeBron James resignó dinero para acoplarse a Dwyane Wade en el Heat, pero en el camino, borró con el codo todo lo que había escrito con la mano en Cleveland: en definitiva, tenemos que saber que no todas las derrotas son iguales, como tampoco lo son los triunfos.

Michael Jordan y Magic Johnson fueron claros a la hora de dictaminar lo que pensaban respecto a estas actitudes de lealtad. Palabras más, palabras menos, afirmaron que ellos, en su época de jugadores, "no querían unirse entre sí, lo que pretendían era vencerse unos a otros".

Un concepto de la rivalidad típica del básquetbol que les tocó jugar, tan emotivo en aquel entonces, por momentos tan distante respecto los tiempos que nos toca vivir. Los contratos son millonarios, cada estrella es acurrucada en cunas de oro y plata durante años, pero eso no alcanza. A fin de cuentas, el líder actual -en su mayoría, hay excepciones- es solitario, taciturno e incomprensible en algunas de sus decisiones; es el Bartleby de Herman Melville, mientras que el de años atrás era combativo, obsesivo y capaz de morir deportivamente por un ideal; el capitán Ahab de Herman Melville.

Parecen ser puntos tan distantes como el norte y el sur, pero sólo hay dos décadas de diferencia.

Te gusto este artículo? Suscríbete al Feed de Demo vía RSS y recibe diariamente las actualizaciones.