¡Vergüenza!


Por LUIS RAFAEL MADERA

La cara del ingeniero Frank Herasme, presidente de la Federación Dominicana de Baloncesto (FEDOMBAL), en la edición electrónica del diario puertorriqueño Primera Hora, de la fecha, era todo un poema al momento de anunciar la suspensión de los partidos del Centro-Basket 2010 que se celebra en la ciudad de Santo Domingo. Era un cúmulo de situaciones, todas predecibles, que terminaron entrampándolo y demostrándole que no se puede siempre encorvar la verdad y lo insostenible. Las circunstancias le han pegado en la cara y de qué manera.

La sociedad dominicana, el mundo del deporte, el Comité Olímpico Dominicano (COD), el Ministerio de Deportes (MINEFIR) y las asociaciones afiliadas a la propia FEDOMBAL deben por primera vez hacer algo coherente y decirle a Herasme: -se acabó tu tiempo. No importa las complicidades, deberíamos aprender de una vez y por siempre a dimensionar las cosas, en su justa medida y de la manera más simétricamente posible.

Detener un evento internacional, con los costos que conlleva, es una verdadera vergüenza. La FEDOMBAL sabía que nada estaría a tiempo. Después de obtener la sede, el señor Herasme se dedicó por completo a la política partidista, para fracasar por enésima vez, y nada se ejecutó. Siguió la novela del entrenador y los aspectos básicos del montaje del evento fulguraban por su ausencia. A última hora se armó un “ping-pong” entre corporaciones estatales y la propia entidad rectora del baloncesto. “Aquí hay irresponsabilidades compartidas”, dijo Alberto García, secretario general de FIBA-Américas.

“En la República Dominicana es donde más dificultades hemos encontrado”, añadió el técnico de FIBA-Américas. Estos problemas no son nuevos, siempre hay enormes cismas que frente a la organización internacional FEDOMBAL jamás ha cumplido, pero la nación está ajena a los mismos. Hace años que se perdió todo sentido de vergüenza; de moralidad, mejor no hablar.

Te gusto este artículo? Suscríbete al Feed de Demo vía RSS y recibe diariamente las actualizaciones.